Por Polina Ivanova

MOSCÚ (Reuters) – Veintiséis científicos, la mayoría de ellos trabajando en universidades de Italia, firmaron una carta abierta cuestionando la confiabilidad de los datos presentados en los resultados del ensayo en etapa inicial de la vacuna rusa COVID-19, llamada “Sputnik- V “.

Al dirigirse al editor de The Lancet, la revista médica internacional revisada por pares en la que el Instituto Gamaleya de Moscú publicó los resultados de sus ensayos en etapa inicial, los científicos dijeron que vieron patrones en los datos que parecían “muy improbables”.

La carta, publicada en la página del blog personal de uno de los signatarios, decía que los datos de los resultados del ensayo de fase I / II mostraban que varios participantes informaban niveles idénticos de anticuerpos.

“Sobre la base de evaluaciones probabilísticas simples, el hecho de observar tantos puntos de datos conservados entre diferentes experimentos es muy poco probable”, dijo la carta abierta.

Sin embargo, los científicos dijeron que estaban basando sus conclusiones en resúmenes de los datos de los resultados del ensayo ruso, publicados en la revista, en lugar de los datos originales en sí.

“A falta de los datos numéricos originales, no se pueden sacar conclusiones definitivas sobre la confiabilidad de los datos presentados, especialmente con respecto a las aparentes duplicaciones detectadas”, decía la carta.

El Instituto Gamaleya, que desarrolló la vacuna, rechazó la crítica.

“Los resultados publicados son auténticos y precisos y fueron examinados por cinco revisores de The Lancet”, dijo Denis Logunov, subdirector del instituto, en un comunicado.

Dijo que su instituto envió todo el conjunto de datos en bruto sobre los resultados del ensayo a The Lancet.

“Presentamos específicamente los datos que fueron producidos (por el ensayo), no los datos que se supone deben complacer a los expertos italianos”, dijo Logunov.

Naor Bar-Zeev, subdirector de la Escuela de Salud Pública John Hopkins Bloomberg, quien revisó los datos rusos, defendió su análisis de la investigación.

“La ciencia debe mantener un equilibrio entre la incredulidad, el escepticismo y la confianza. Esa confianza se confirma mediante la plausibilidad, la repetibilidad y la falsabilidad”.

“Los resultados son plausibles y no muy diferentes a los observados con otros productos con vectores de AdV”, dijo.

Los investigadores habían proporcionado más detalles de los necesarios para la revisión y respondieron a sus preguntas “de manera inteligente, práctica y segura pero discreta”.

“En resumen, no vi ninguna razón para dudar de la legitimidad de estos resultados sobre otros que he leído y revisado. Pero, por supuesto, uno nunca puede saberlo”, dijo en un correo electrónico.

Una portavoz de The Lancet dijo que la revista había invitado a los autores del estudio a responder a las preguntas planteadas en la carta abierta. Estaba siguiendo de cerca la situación, dijo.

Rusia publicó los resultados el viernes de su ensayo de fase I / II, que incluyó a 76 participantes y se llevó a cabo en junio-julio de este año. Los participantes desarrollaron una respuesta inmunitaria positiva y no presentaron efectos secundarios graves, dijeron los autores del estudio.

El 26 de agosto se lanzó un ensayo de fase III, con 40.000 participantes. Alrededor de 31.000 personas ya se han suscrito para participar, dijo el ministro de Salud, Mikhail Murashko.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí