El Banco de Desarrollo de Filipinas (DBP) dijo que está ajustando su cartera de préstamos para favorecer a los sectores prioritarios con el mayor impacto potencial en el desarrollo a medida que la economía se prepara para una grave recesión económica, dijo el viernes su CEO.

El presidente y director ejecutivo de DBP, Emmanuel G. Herbosa, dijo que la revisión permitirá al banco “concentrarse en iniciativas” que apoyen a sectores clave mientras “asegura la rentabilidad y sostenibilidad” para el banco a medida que la economía se desacelera.

“Estamos racionalizando nuestros programas de préstamos para maximizar los recursos disponibles para nuestros sectores prioritarios a medida que los ayudamos a enfrentar los desafíos de un panorama socioeconómico muy cambiante”, dijo el Sr. Herbosa en un comunicado.

Dijo que “actualizar las características” de algunos de los programas del banco estará en línea con las necesidades cambiantes del mercado y mientras el banco se prepara para un papel más importante que desempeñará en la implementación de los proyectos de ley de estímulo que están pendientes en el Congreso.

Actualmente, la mayoría de los préstamos del banco se dedican a infraestructura y logística; micro, pequeñas y medianas empresas; el entorno; Servicios sociales y desarrollo comunitario.

El Sr. Herbosa no citó detalles de los ajustes de cartera. El DBP aún no había respondido en la fecha límite.

Bajo la propuesta de ley Bayanihan II, el DBP y el Land Bank of the Philippines (LANDBANK) introducirán programas de préstamos a bajo interés para las empresas no esenciales afectadas.

Además, se destinarán alrededor de P15 mil millones para complementar el capital del DBP, mientras que LANDBANK obtendrá P30 mil millones, y ambos actuarán como bancos mayoristas.

“Es imperativo que todas las instituciones financieras, como el DBP, utilicen productivamente sus recursos disponibles para beneficiar a más partes interesadas a medida que salimos gradualmente de esta pandemia”, dijo el Sr. Herbosa.

Agregó que el DBP y los socios institucionales garantizarán que los recursos sean “maximizados” sin “redundancias” del programa.

Las ganancias netas del banco cayeron un 7% a P1.46 mil millones en el primer trimestre después de que aumentó las provisiones para pérdidas crediticias debido a la pandemia. – Beatrice M. Laforga

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí